El poder está en tu mano

El estado de confort es nuestra esfera de vida a través de la cual nos sentimos cómodos, nos sentimos bien y no tenemos necesidad de avanzar. 

Cuando hay circunstancias en la vida donde surgen situaciones que no están en nuestro estado de confort nuestra mente se resiste a ese cambio de estado. 

Esto ocurre mucho en el plano de la salud, cuando sufrimos una enfermedad crónica que nos limita en nuestra vida personal o social aparecen resistencias, porque no están en nuestro estado anterior , son nuevas. Esta resistencia provoca la negación de lo que ocurre y la ira que produce . Estos son dos emociones que hay que gestionar y aceptar porque son mecanismos que nos defiende de esta resistencia. 

Esto además de generar ira, genera miedo que es otra emoción que se acompaña de pensamientos como “ soy una inútil, no puedo hacer nada, no puedo cuidar de los demás, soy un lastre ...” que son pensamientos que destruyen nuestra autoestima y nuestro diálogo interior.

El ser humano es un ser social y necesita de la aceptación de su entorno.. ¿ que pasa cuando esto no ocurre, cuando nuestra familia y amigos se distancian? Que aparece el sufrimiento y se cronifica en el tiempo. 

Esto ocurre en el síndrome de fibromialgia y fatiga crónica entre otros que todo ese sufrimiento provoca alteraciones de la inmunidad, dolores musculares, cefalea, dolores abdominales, problemas en la piel y en los ojos etc... ese sufrimiento crónico produce enfermedad. 

Hace años como médico tuve mi primera entrevista con una paciente que me dijo “ me duele el alma” y tuve un trabajo muy intenso y gratificante con ella . Tenía que agradecerle todo lo que hizo por mi como médico y como persona y por ello le he dedicado un capítulo de mi nuevo libro “ el poder está en tu mano” 

¿ Qué puedes regalar estas Navidades? Yo, regalo Salud emocional . 

Muchas gracias. Un abrazo 

Foto: Herboristeria de Sauco . Alzira 

Conociendo mi dolor

Nuestra mente tiene como objetivo perseguir el placer y evitar el dolor. Todas nuestras emociones tienden a perseguir este principio fundamental . 

Si las emociones se hacen constantes y duraderas, se convierte en creencia. Cuando las creencias son negativas son muy limitantes y provocan problemas en el proceso de cambio y en la necesidad de contribución, de avanzar, de conseguir nuestras metas. 

Por ejemplo si yo tengo la creencia de que "la enfermedad que padezco empeora con el tiempo, o que puedo acabar en silla de ruedas o que el mundo no me comprende , con lo que estoy sola con mi dolencia" pues está claro que estas creencias son muy intensas y muy limitantes que nos hace no salir de nuestra zona de confort.

si yo siento miedo y todos los días tengo la creencia que no voy a poder salir a la calle, mi conducta estará condicionada por esta creencia haciendo que no salga de casa, provocándome un aislamiento social y personal y generando un trastorno de agorafobia, muy arraigado y muy limitante. 

Con el tema del dolor hay dos componentes importante: el dolor es negativo para nuestra mente porque evita el placer y es limitante , generando una cambio de conducta en muchas ocasiones abrupta con lo que nuestra mente no lo acepta. La no aceptación de una situación dolorosa se hace crónica con el tiempo y genera una conducta limitada a dicha creencia y a dicha no aceptación. 

Hay que cambiar el enfoque, somos las mismas personas de siempre pero tenemos que plantearnos nuestro día a día de manera distinta, no buscando el porque ni la causa que lo ha producido porque en casi más de la mitad de los casos es desconocido. 

La gestión de las emociones y las creencias y el cambio de enfoque ayudan mucho a mejorar nuestra aceptación de la enfermedad y de poder vivir con mejor calidad de vida.

Próximamente estaré con la asociación de fibromialgia de Madrid con Manoli Rodríguez donde tomaremos conciencia de esta enfermedad y de las emociones. Estáis invitados! 

Un abrazo 

Animo y se fuerte 

Me duele el alma

Es un tema que ha salido a La Luz recientemente en los medios de comunicación, a raíz de la enfermedad de la mujer de un torero famoso pero lleva muchos años apareciendo en mi consulta. 

Doctora... me duele hasta el alma!!!  Estas fueron las palabras que me dijo María aquella mañana en una consulta , y era cierto, estaba sufriendo y yo, al otro lado de la mesa sin saber cómo actuar o como hablarle, porque dedos de sus palabras brotaron de sus ojos unas lágrimas seguidas de palabras de desesperación. 

Despues de una historia clínica detallada y una exploración minuciosa detecte dolor en todos los puntos articulares de su cuerpo con una intensidad de 8 sobre 10. Y no paraba de llorar! No había consuelo con esa mujer!  Me comentó que había acudido en varias ocasiones al hospital y que todos los médicos por los que había pasado le habían dicho que eso es fibromialgia y que eso es "cosa de psicólogos" . Entre lágrimas y sollozos me dice que ella no está loca y que es fibromialgica y eso le han dicho " unas amigas que es muy malo , que no tiene cura y que se va a morir de dolor" . 

No sabía lo que hacer ,le pregunte por su dolor , por su tristeza y por los tratamientos que había tomado pero en seguida me nombró una retahíla de nombres comerciales de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos conocidos además de relajantes musculares y ansioliticos que en mi vida pensaba que podían haber sido ingeridos por una mujer tan joven, de 45 años y dos hijos adolescentes.  

Seguia perdida pero solo la cogi de la mano, la mire a los ojos y le dije... comience de nuevo y ayúdeme a conocerla para así poder buscar el mejor método para usted . Estoy aquí y haré todo lo posible por ayudarla. 

Y así fue María venía todas las semanas y me hablaba de sus síntomas, de sus tratamientos , de sus efectos secundarios pero después de unos meses de terapia , no había mejorado, seguía con un intenso dolor y muy limitada, para hacer las cosas de casa , para cuidar de sus propios hijos. Se me escapaba algo de las manos y no sabía que era hasta que me di cuenta que no le había hecho en todas las semanas una de las preguntas más importantes: ¿ como te sientes? ¿ que emoción te ronda la cabeza? ¿ que creencia tienes tu en tu mente sobre la enfermedad y el dolor?

No tenía nada que perder, tenía que intentar retomar esta relación médico paciente, tenía que hablar con ella y comenzar a sacar información sobre su estado emocional . Y así fue,..

Para mi sorpresa me comentó que los dolores comenzaron hacia 4 años y que coincidió con el fallecimiento de su padre. Su padre no solo era el sustentador de la familia si no que se dejaba querer y con ella tenía una relación especial. Sufrió un infarto fulminante y cuando fue a verlo ya estaba muerto . Ni ella ni sus hermanos se habían podido despedir diciéndole todo lo que les gustaría y sobretodo en la intimidad personal y familiar. Una vez que se murió todos fueron problemas. Unos hermanos se habían enfado por la herencia de su padre y ella estaba en medio, intentaba mediar pero no le oían, se sentía impotente cerca de ellos porque solo hacían distanciarse más y para colmo le habían cambiado de jefe y no paraba de agobiarla y de avisarla e insultarla porque era una incompetente y no sabía hacer su trabajo, después de 24 años en la empresa. Podíamos pedirle más??? Podría tener esta mujer más desgracias juntas??? Su mente no pudo aguantar tanta angustia de tal manera que la energía negativa de esta angustia produce contracturas y dolores musculares que ocasionan fatiga o cansancio muscular. Tiene que salir por algún lado. 

Comencé a trabajar con ella el método de las 5c que consiste en :

- Conocer y tener información de primera mano de lo que es la fibromialgia . De sus síntomas, de los distintos tipos , de los tratamientos que son más eficaces y aplicarlos. 

- Conocimiento de nuestras emociones, identificar las que prevalecen y si son negativas o positivas 

- Conocimiento de las CReencias que tenemos cada uno sobre la vivencia de una enfermera, sobre el dolor, sobre la limitación de las actividades 

- Criticar nuestras emociones y nuestras creencias incapacitantes y limitantes que no nos dejan avanzar ni mejorar. 

- Crear nuevas emociones que sean positivas y que eliminen el efecto de las anteriores y mejorar las creencias nuevas que sean mejores.

Con esté método , María aprendió como le afecta a ella la fibromialgia, cuáles son sus síntomas, las emociones que le producen y aprendió a gestionar sus creencias sobre el dolor y la enfermedad. DE este modo descendió la angustia y el umbral del dolor permitiendo que poco a poco pudiera restablecer parte de las actividades que antes no podía hacer.

Sabia que no la había curado pero al menos sé que si que pudo llevar , una vida mejor, una vida con menos dolor. 

Este post se lo dedico a todas mis pacientes que padecen esta dolencia y se ponen en mis manos para que las ayude a gestionar sus emociones y a mejorar su salud .